fbpx
Publicado por Gianna Nies
Cómo conseguir “Hygge” – 8 consejos para adaptar tu alquiler vacacional al invierno

El invierno puede ser una época mágica. Cubiertos de mantas y ropa de abrigo, disfrutamos de los pocos rayos de sol y del espíritu navideño, bebidas calientes y de veladas acogedoras con toda la familia.

A no ser que por casualidad seas uno de los propietarios con suerte que tienen su chalet cerca de una pista de esquí, ya puedes decir oficialmente:

¡Bienvenida, temporada baja!

Si darte por vencido y esperar al invierno no es una opción para ti, tengo unos cuantos consejos que te ayudarán a atraer huéspedes en temporada baja. Aprovecha la oportunidad y consigue más reservas convirtiendo tu veraniego alojamiento en un refugio perfecto para el invierno.

Los daneses tienen su propio concepto para describir esos sentimientos invernales de ser conscientes de los buenos momentos y disfrutarlos al máximo. A este concepto de confort, calidez y estado de pura satisfacción lo llaman hygge. Un término que se utiliza cuando disfrutas un momento al máximo y te dejas llevar por él, solo o con amigos, en casa o fuera, ordinario o extraordinario.

¡Nunca es demasiado tarde para darle un toque de calidez y familiaridad a tu alquiler de vacaciones e iniciar a tus invitados en el arte del Slow Living! Aquí te presentamos algunas sugerencias que esperamos consigan que tus potenciales huéspedes reserven una escapada en tu acogedora casa de vacaciones, sea cual sea la estación del año:

1    Utiliza luces tenues – instala luces de Navidad en el balcón o velas en el salón 
2   Pon a disposición de tus huéspedes té y café calentitos
3   Ofrece calefacción o una estufa de leña: es importante no pasar frío
4   Coloca mantas calentitas y cojines en los sofás y en la cama
5   Asegúrate de que haya suficiente espacio en el salón: es importante estar juntos
6   Dale a tus huéspedes libros, revistas y juegos de mesa para esos días de lluvia
7   Deje una nota a la entrada: a tus invitados les encantará
8   Utiliza materiales como madera o piedra: en la naturaleza estamos más a gusto

Siendo sinceros, el hygge no se puede comprar. No hay receta, no hay nada material que automáticamente cause ese sentimiento de unión y que resulte en una satisfacción absoluta. Sin embargo, tú, como propietario, tienes la oportunidad de incorporar aspectos de este sentimiento único a tu alquiler de vacaciones y darle un ambiente único.

Con sólo intentar 2 o 3 ideas de la lista de arriba, podrás causar un gran impacto en las valoraciones de tus huéspedes, en cómo se encuentran (en tu casa) y en cuánto van a querer volver a tu casa.